El Periódico de la Psicología

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

He reflexionado mucho intentando darle sentido a estos días. Porque algún sentido tendría que tener esta absurda situación que nos hemos visto obligados a vivir.

Imaginaros que el virus pudiera hablar e imaginaros que diría a través de una carta si pudiera hacerlo.

Estas son las palabras que he conseguido plasmar sobre un papel:

Hola, soy el COVID-19, Muchos de vosotros me conocéis simplemente por CORONAVIRUS, y si, soy yo. Perdonar el poco pre-aviso, pero no he podido avisar de cuando llegaba o de que forma me presentaría delante vuestro.

¿Por qué estoy aquí? Bien, digamos que estoy aquí porque estaba cansado de ver como os agredís en lugar de ayudaros.

Estaca cansado de ver como continuamente os destruis con vuestras propias manos.

Cansado de como os habláis los unos a los otros

Cansado de vuestros abusos

De vuestra violencia

Cansado de las guerras

Cansado de como destruis vuestro planeta

De vuestros conflictos interpersonales y de vuestros prejuicios

Cansado de vuestra envidia social

De vuestra hipocresía y de vuestro egoísmo

Cansado del poco tiempo que os dedicáis a vosotros mismos y a vuestras familias.

Estaba cansado de la poca atención que reserváis a vuestros propios hijos

Cansado de vuestra superficialidad.

 Estaba cansado de la importancia que a menudo dais a las cosas superfluas a costa de aquellas realmente esenciales.

 Estaba cansado de vuestra continua y obsesiva búsqueda del vestido más bonito o del último modelo de smartphone o del coche mas bonito, nada más que para parecer realizados

Estaba cansado de veros discutir y pelearos por motivos banales

Estaba cansado de las continuas peleas de los que gobiernan y de las decisiones equivocadas que a menudo realizan aquellos que os tendrían que representar

Estaba cansado de ver gente  que se insultan y matan por un partido de fútbol

Lo sé, soy duro con vosotros, quizás demasiado. pero no tengo consideración por nadie. soy un virus

Mi acción os costará vidas. pero quiero que entendáis de una vez por todas que tenéis que cambiar de rumbo, por vuestro bien

El mensaje que quiero dar es simple:

He querido evidenciar todos los limites de la sociedad en la que vivís para que podáis eliminarlos. 

He querido pararlo todo para que entendáis que lo único verdaderamente importante, a lo que debéis dedicar todas vuestras energías de ahora en adelante, es simplemente una:

LA VIDA

LA VUESTRA Y LA DE VUESTROS HIJOS

Y todo aquello que sea realmente necesario; protegerla, mimarla y compartirla

Os he querido lo más recluidos  y aislados posible

Lejos de vuestros padres; parejas, hijos, nietos, para que entendáis lo importante de un abrazo, el contacto humano, el dialogo, un apretón de manos, una cena entre amigos, un paseo por el centro, una comida en cualquier local o correr por el parque al aire libre

De estos gestos a de re-comenzar todo

Sois todos iguales, no hagáis distinciones entre vosotros

Yo he demostrado  que las distancias no existen

He recorrido kilómetros en muy poco tiempo sin que os hayáis dado cuenta

Yo estoy aquí de paso, pero este sentido de proximidad y colaboración que he creado entre vosotros en poquísimo tiempo tiene que durar eternamente

Vivir vuestras vidas lo mas sencillamente posible

Caminar, respirar profundamente, haced el bien, porque el bien os volverá siempre con intereses. Disfrutar de la naturaleza. haced lo que os guste y satisfaga. Crear las condiciones para no tener que depender de nada.

Cuando lo  celebréis, yo me habré ido, pero recordar no intentéis ser mejor personas por lo que pueda pasar...

ADIÓS

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Ante la aparición de un brote epidémico de una enfermedad infecciosa como el CORONAVIRUS o también conocido como COVID-19, las autoridades sanitarias y gubernamentales deben tomar medidas que limiten al máximo la propagación de la enfermedad y preocuparse por todos los aspectos derivados de esta pandemia que puede afectar distintas áreas de la salud. Esta hoja informativa proporciona información acerca de cómo nos puede afectar en nuestra salud mental el miedo al contagio a otros, el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento que eventualmente podemos vivir tanto nosotros como nuestros familiares durante estos días. Intentamos describir sentimientos y pensamientos que pueden aparecer en las situaciones referidas, así como hacemos sugerencias para tener una conducta saludable mientras vivamos estas medidas de salud pública.

Aunque cada uno reaccionamos de modo distinto a situaciones estresantes, una epidemia infecciosa como la que padecemos implica el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento, por lo que las personas pueden experimentar ANSIEDAD, PREOCUPACIÓN O MIEDO en relación a:

. Su propio estado de salud.

. El estado de la salud de otros a los que usted haya podido contagiar.

. La preocupación de que sus familiares y amigos tengan que hacer cuarentena como consecuencia de haber estado en contacto con usted.

. La experiencia de estar en auto observación u observado por otros por síntomas y signos de haber contraído la infección.

. El tiempo que está restando a su trabajo por este proceso, con la consecuente pérdida de ingresos y de seguridad en el puesto de trabajo.

. La necesidad de tener que prever el abastecimiento de alimentos y cuidados médicos.

. La exigencia de atender a sus menores y familiares a cargo.

. La  incertidumbre o frustación sobre cuanto tiempo durará esta situación.

. La soledad asociada con el sentimiento de haber sido excluido del mundo y de sus seres queridos.

. El malestar o rabia si piensa que ha sido contagiado por la negligencia de "otros".

. La preocupación de ser posible vector y contagiar a otros, incluyendo a personas cercanas.

. El aburrimiento y fustración de no estar conectado a la ritina habitial de su vida.

. El mayor deseo de beber alcohol o consumir sustancias de abuso para afrontar esta situación.

. La aparición de síntomas depresivos como desesperanza, irritabilidad, cambios en el apetito o alteraciones del sueño.

Si usted o alguien cercano ha experimentado algunas de las reacciones enunciadas durante más de quince días, llame a su centro de salud para valorar si precisa una atención especializada. En circunstancias como esta se está ofertando conductas telefónicas que no precisan que usted abandone su domicilio si no es estrictamente necesario.

Los consejos para afrontar el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento, entre otros son:

Ser consciente del riesgo que correría usted si no lo hiciera.

Debe tener siempre presente el riesgo que puede causar a si mismo o a los demás en su entorno si no sigue el aislamiento indicado. La percepción pública (en la calle) del riesgo es muchas veces difusa y poco clara.

Siga los siguientes pasos:

. Afrontar las princiaples preocupaciones sobre lo que está ocurriendo, pero limitando su exposición a los medios de comunicación. Evite mirar o escuchar continuamente las noticias puesto que esto incrementará su ansiedad y  preocupación. No olvide que los niños son muy sensibles a lo que oyen y ven en televisión. Hable con ellos del tema sin ocultar información, pero adaptándolo a su edad y nivel de comprensión.

. Acuda a fuentes fiables de información sobre el brote epidémico no mire indiscriminadamente en internet y acuda a las paginas web del Ministerio de Sanidad y de la Conserjerías de Sanidad Autonómicas. Las redes sociales están llenas de falsedades y bulos que lo único que conseguirán es confundirle y generar desconcierto y ansiedad.

Afrontar las principales preocupaciones.

. Indague en su Centro de Salud u otro proveedor de salud sobre la cobertura de las medicaciones que podría necesitar durante el proceso y asegure su provisión.

. Pregunte cuando estime necesario a su médico, enfermera o trabajador social sobre las circunstancias que le preocupan de una cuarentena o del aislamiento.

. Si su asistencia al trabajo se va a ver afectada explique con claridad a su empleador las circunstancias en las que está por culpa de la pandemia.

Mantenerse conectado socialmente

Estar en contacto con las personas en las que uno confía es la mejor forma de reducir la ansiedad, la depresión, la soledad y el aburrimiento durante un aislamiento social por cuarentena.

Mantenga operativa la capacidad de enviar correos electrónicos, telefonía móvil y otras nuevas tecnologías que le permitan la comunicación. Tampoco abuse de los mismos e intente leer sobre aspectos no relacionados con este tema.

Hable cara a cara a través de Skype o FaceTime.

Si las autoridades sanitarias lo permiten, intente tener acceso a prensa, películas y libros.

Si es usted un paciente en seguimiento en un centro de salud mental o en las consultas externas del hospital y tiene alguna necesidad en materia de salud mental, telefonee a dichos dispositivos.

Utilizar medios prácticos para relajarse

Relaje su cuerpo a menudo con técnicas de respiración profunda, meditación, relajación muscular o participe de actividades que le diviertan. Hacer ejercicio en casa también le puede ayudar a mantener la forma y disminuir la tensión. Recuerde que Internet ofrece un sinfín de recursos para aprender y practicar muchas de estas estrategias.

Intente hacer cosas que habitualmente le resulten entretenidas.

Hable con sus personas cercanas de su confinamiento, si eso le alivia.

Mantenga buen ánimo y considere que este aislamiento le puede resultar provechoso. Aún así, sepa que encontrarse triste, con ansiedad y preocupación entra dentro de lo esperable para esta situación. Acepte lo que siente y haga lo posible por manejarlo.

Después de haber experimentado una cuarentena con el aislamiento que conlleva, usted puede tener emociones encontradas incluso una sensación de alivio. Si estuvo aislado por que padeció la  enfermedad, puede sentirse triste o angustiado o incluso culpabilizado por los miedos que generó a sus seres queridos y a su entorno de contagiarles la enfermedad, incluso una vez que se determinó que ya no era contagioso. El mejor modo de terminar con esos temores es aprender sobre la enfermedad y sobre sus riesgos y compartirlo con esas personas cercanas. Si alguno de ellos sufrió gran estrés y tuvo problemas para dormir, comió en exceso o no comió, tuvo dificultades para funcionar normalmente en su vida diaria, animelo a solicitar ayuda. Sociedad Española de Psiquiatría

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Los alimentos que comemos pueden afectar a nuestro estado emocional de diversas formas, y viceversa. Esto es de sobras conocido por todos, al menos de forma inconsciente, ya que observamos que el hambre provoca mal humor en personas, o que éstas utilizan la comida para animarse. Dicha conexión entre alimentos y estado anímico se ve cada vez más respaldada por los datos científicos, lo que sugiere que muchos de nosotros elegimos de forma inconsciente ciertos alimentos por los efectos que ejercerán sobre nuestro estado anímico y nuestras emociones.

Los alimentos influyen sobre el estado anímico de forma directa, a través de su efecto sobre el azúcar en la sangre. El estado anímico de muchas personas decae cuando su concentración de azúcar en sangre desciende. También es importante el tipo de alimento que se come. Existen indicios cada vez más fundados de que la ingestión de alimentos ricos en hidratos de carbono pero con pocas proteínas-como los dulces y el chocolate- levantan el ánimo y aumentan la tranquilidad y la somnolencia. Se cree que, siempre que no haya demasiadas proteínas, la insulina que se libera al ingerir hidratos de carbono desencadena un aumento de la cantidad presente en el encéfalo del neurotransmisor calmante llamado serotonina. Es más probable que provoquen este efecto los alimentos con hidratos de carbono que contienen triptófano, el precursor de la serotonina, que los pocos alimentos que contienen serotonica en sí. El estado de anímico y las emociones pueden resultar también afectados por el déficit de ciertos nutrientes, como es el caso del hierro, cuya carencia puede provocarnos una depresión. La sensibilidad de cada individuo a ciertos provoca alteraciones del comportamiento y del estado anímico, como la hiperactividad.

Puede mejorar su equilibrio emocional si observa cómo afecta lo que come a su estado anímico, y viceversa.

Limite la alimentación "reconfortante" a los hidratos de carbono sin refinar y con pocas grasas. De otro modo, correrá el riesgo de adquirir sobrepeso, lo que afecta a la salud del corazón.

Si su estado anímico experimenta un bajón tras las comidas, estabilice, estabilice la concentración de azúcar en la sangre; reparta los alimentos en cinco o seis comidas ligeras al día, en lugar de realizar dos o tres comidas fuertes.

En un estado anímico bajo, intranquilidad, nerviosismo y trastorno del sueño, es posible aliviar muchos de estos síntomas, que normalmente se considera que son "psicológicos", si ingiere una gran cantidad de hierro, vitamina B1, B2, B6, vitamina C, magnesio y cinc, y si se mantiene estable la concentración de azúcar en la sangre.

El hígado, el germen de trigo, las verduras, los guisantes, el marisco, el pescado azul, los frutos secos y las semillas son ricos en estos nutrientes relacionados con el estado de anímico y emocional. Intente comer más cantidad de estos alimentos cuando esté sometido a tensiones.

El plátano contiene serotonina y es una forma más nutritiva de levantar el ánimo que la repostería o los bollos azucarados. Se ha demostrado que la ingestión de uno o dos plátanos aumenta la tasa de serotonina.

La avena es utilizada por los herboristas como "reconstituyente para los nervios", aunque se desconoce el porqué de sus propiedades.

La lechuga, el apio y el espárrago se suelen comer para obtener un efecto sedante. Se ha encontrado una sustancia sedante en el apio y una soporífera en la lechuga.

Los hidratos de carbono sin refinar; sobre todo la avena y la cebada, las legumbres, las frutas y las verduras son ricos en fibras soluble y contribuyen a estabilizar el azúcar en la sangre

 

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La psiconeuroinmunología investiga la relación entre el estado psíquico y la capacidad física de autodefensa que tiene el organismo; diríamos que es una forma científica de evaluar aquella máxima griega de mens sana in corpore sano. lo que a grandes rasgos nos viene a decir es que una actitud optimista, el buen humor y el deseo de curarse, son importantes para mantener una inmunidad en perfecto estado. Lo cierto es que, en muchas ocasiones, la enfermedad es una obligación del cuerpo para hacer un alto en el camino y replantearnos ciertos hábitos o procesos de nuestra vida cotidiana. ¿Quién no ha sufrido un proceso febril precisamente en el proceso más inoportuno, cuando está ocupado al máximo con su trabajo, o se encuentra en un estado depresivo que aparece acabar de enmarañar la situación? En estos casos, el optimismo y una opción vital y animosa ante la vida son parte esencial de la curación y, por el contrario, la falta de ilusión y perspectiva vitales, son factores que contribuyen a alargar los procesos de enfermedad.Ejemplos extremos serían el sida o el cáncer, en los que la actitud frente al diagnóstico, sentido como una especie de sentencia de muerte, frecuentemente contribuyen al avance de la enfermedad. No obstante, esta medida es válida tanto para enfermedades graves, como para una simple gripe invernal. También contribuye a debilitar el sistema inmunitario el comportamiento hipocondríaco, o sea, el de quienes viven aterrados con el simple hecho de estar enfermos; estas personas, con frecuencia, confunden un resfriado con el inicio de una grave enfermedad, o bien, cualquier molestia producto de un elevado tono nerviosos, con un cáncer.... Bastaría una buena información para ayudar a estas personas tan hipersensibles.

Los suplementos o remedios naturales pueden ser un buen complemento para reforzar el sistema inmunitario, aunque deberían ser prescritos por un profesional, sin caer en la falacia de pensar que sólo con ellos podemos mantener altas nuestras defensas. Recordemos que sólo son medicamentos y que sólo pueden ayudar si llevamos una vida ordenada y saludables.

Selenio 

Es uno de los antioxidantes más potentes que se conoce, y por esta razón se recomienda como reforzante inmunitario, generalmente en combinación con alguno de los otros suplementos que comentaremos en este apartado. Puede tomarse en cantidades relativamente elevadas sin que presente efectos secundarios. Aun así, debemos recordar que no se trata de un producto natural y, por tanto, nunca estará de más tener cierta preocupación en su uso.

Cobre. Tiene una potente acción anti-infecciosa y moderadamente tonificante cuando se administra en forma de oligoelemento, o sea, en pequeñas dosis, aunque repetidas, "Siempre bajo prescripción médica"

Vitamina C

El doctor Linus Pauling recomendaba maga-dosis de vitamina C para controlar la gripe y el resfriado. Es cierto que la vitamina C tiene una potente acción antioxidante y reforzante de la inmunidad, pero no se ha podido probar que tomas de uno, tres o diez gramos diarios tengan este efecto. Para absorber un gramo de vitamina C deberíamos ingerir unos veinte kilos de naranjas, por lo que dosis tan elevadas sólo se pueden conseguir mediante pastillas. Aun así, la vitamina C natural es superior en acción fisiológica a los derivados del ácido ascórbico que se nos presentan en tabletas; y es que la naturaleza aún sigue fabricando sus vitaminas con mejor calidad que la industria humana.

Beta-caroteno

Es una sustancia precursora de la vitamina A que regenera las mucosas. De ninguna manera se recomienda tomar suplementos de vitamina A sin una indicación médica, ya que puede tener efectos tóxicos. Mientras que con el beta-caroteno esto no pasa, ya que el cuerpo lo utiliza para tomar esta vitamina, tóxica a dosis elevadas, según sus necesidades. Recordemos que además del consumo en pastillas o cápsulas, algunos alimentos como las zanahorias, la calabaza, el mango o el boniato, contienen beta-caroteno.

Flavonoides

Se encuentran en numerosos vegetales y puede tomarse en cantidades relativamente elevadas sin que se presenten ningún efecto secundario. En general, se trata de los pigmentos amarillos de los vegetales que potencian la acción de la vitamina C.

 Equinácea (Echinacea angustifolia)

La equinácea es la planta de moda como estimulante inmunitario. Se trata de una bellísima planta en forma de margarita purpúrea originaria de las praderas del medio oeste norteamericano. Se puede encontrar en polvo, y administrarla tal cual; en infusión, una cucharadita por por taza, tres veces al día, aunque siempre bajo la prescripción de un profesional; o bien en forma de tinturas, que se administraran en gotas.

Hojas de crosellero negro (Ribes nigrum)

El jugo de grosella negra, además de ser rico en vitamina C y en pigmentos que estimulan la circulación, parece estimular la función de las glándulas suprarrenales y, secundariamente, las del sistema inmunitario. Las hojas de esta planta no se encuentran con facilidad en el mercado español, pero sí el jugo de las grosellas, que puede ser un excelente añadido para, por ejemplo, un yogur natural, rico en fermentos lácticos que regularizan la flora intestinal. En forma de jugo, se tomará dos cucharadas; mientras que las hojas se tomarán en infusión, administrando de una a tres cucharaditas por taza.

Espino amarillo (Hipoppae rhamnoides)

El espino amarillo es una planta centro europea, y por ello no la hallamos en nuestro país. Sus frutos son los más ricos en vitamina C dentro de las especies vegetales europeas. Su jugo se puede encontrar en tiendas de dietética, solo o en combinación con los de otras bayas. Excelente tónico y refuerzo inmunitario; en contrapartida puede producir algo de estreñimiento por su alto contenido en taninos. Se tomas a razón de una a dos cucharadas soperas por día.

Tomillo (Thymus vulgaris)

El mejor tomillo del mundo es el de nuestro país, ya que ´ésta es la sub-especie más genuina e interesante para la farmacología. El tomillo tiene, además de una acción moderadamente estimulante del sistema inmunitario, una acción antiséptica y expectorante, que ayuda en los procesos infecciosos del sistema respiratorio. Esta planta no sólo puede tomarse en infusión, sino también en forma de sopa con un poquito de aceite de oliva. Además, el tomillo es un excelente condimento alimenticio que se puede añadir a muchas preparaciones culinarias.

Escaramujo (Rosa canina)

El fruto del rosal silvestre, frecuente en nuestros montes, es riquísimo en vitamina C, y no sólo refuerza la inmunidad sino que además es un excelente tónico. Se toma en una infusión de agradable sabor. Al igual que el espino amarillo, puede, puede producir algo de estreñimiento.

Ajo (Allium sativum) 

El ajo es tanto un alimento como una planta medicinal. Por su riqueza en antibióticos naturales y en compuestos azufrados, ejerce una acción regenerarte sobre las mucosas e, indirectamente, refuerza el sistema inmunitario. Hay quien prefiere ingerirlo en cápsulas, perlas o tinturas, pero ejerce el mismo o mejor efecto si se toma una tostada con ajo y aceite de oliva. El único inconveniente, si se consume en su estado natural, es que el aliento, muchas personas no lo soportan..

Siempre bajo la supervision y prescripción de un profesional

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

La mejor terapia para vencer el TOC es el Cognitivo Conductual, y en especial la técnica EPR (de exposición con prevención de respuesta).Es una técnica que consiste en exponer a esas cosas a las que tanto tienes miedo y evitar hacer el ritual o compulsión. El psicólogo que te aplica la terapia, tiene que ser especializado en tu trastorno, porque si lo conoce bien, sabrá lo difícil que es para tí realizar esas exposiciones y te ayudará a enfrentar ese reto tan complicado. Empiezas con exposiciones sencillas y poco a poco te irá exigiendo cosas más fuertes para que veas que no ocurre nada malo...Al ir haciendo estas exposiciones (o ejercicios como llamaba yo), el cerebro aprende poco a poco que tu miedo es irracional y los pensamientos obsesivos van perdiendo credibilidad.

Esta técnica no es nada fácil para el paciente, se sufre mucho y hay que ponerle mucha fuerza de voluntad, pero merece la pena, os lo aseguro. Tienes que esforzarte al máximo, ya que cuanto más empeño le pongas y más cumplas con las pautas que te dan, antes conseguiras ganar la batalla y dominar el TOC. Y se que es duro hacer cosas que te dan miedo o asco, pero es "tu cura", tienes que grabártelo en tu mente. ¿Qué es mejor, un periodo de sufrimiento pero que te permitirá ser libre, o ser toda la vida un esclavo del TOC? Yo escogí la primera opción y busqué toda esa energía que creía haber perdido, para luchar hasta ganar.

Pero, como he comentado anteriormente, tiene que aplicarla un terapeuta especializado en TOC. Yo estuve varios años haciendo terapia y no me servía de nada, y quizá se que alguna vez me pedían cosas relacionadas con el EPR. Recuerdo un día que me dijeron de tocarme el zapato y después no lavarme las manos, pero...¿qué hice yo?...Ir en el asiento trasero del coche con las manos separadas de mi cuerpo para no tocar nada, y a la que llegué a casa me las lavé corriendo. El psicólogo debe saber cómo convencerte para que le hagas caso, para que te impliques en la terapia, no basta con que te diga "haz esto y no hagas lo otro". Es una técnica dificil que no todo el mundo sabe aplicar. Y este ejemplo de tocarme el zapato es el único que recuerdo, después ya no recuerdo más hasta que dí con la psicóloga especializada que me cambió la vida. Con ella sí que trabajamos duro. Se implicaba mucho en mi recuperación. También me ayudo el hecho de que hacía visita a domicilio, en el sitio donde más obsesiones tenía, así podíamos atacarlas juntas una a ...Sé de otros psicólogos que trabajan bien esta técnica desde su despacho, así que no digo que todos tengan tengan que hacerlo a domicilio ya que hay muchas formas de aplicarlo, pero repito que tiene que ser un especialista en TOC, eso no lo olvidéis.

También deben entrar en otros temas, no solo en los ejercicios de exposición con prevención de respuesta, el psicólogo debe trabajar la mente del paciente aplicando otras técnicas dentro de la terapia cognitivo conductual, y es bueno combinarlo con otras terapias alternativas, otro día contaré más sobre este tema (Mindfulness, Yoga...) Todo lo que pueda ayudar a que aprendas a relajarte es fantástico.

No puedo explicaros en detalle el tipo de exposiciones que me hacían hacer durante la terapia porque acabaría escribiendo otro libro, es muy largo de contar. Solo quería daros un poco de información sobre esta técnica que me salvó la vida.

Judit Montserrat es autora del libro "EL TOC Y YO UNIDOS DE LA MANO" Miret Editorial. En venta en Amazon, en domicilio y contra-reembolso, pedidos por teléfono y por correo electrónico: [email protected]. Próximamente en todas las librerías del país.

www.mireteditorial.com - www.elperiodicodelapsicologia.info. teléfono: 675 763 503. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Los perversos narcisistas "juegan con las personas". Las tratan como si fuesen simples "objetos", "cosas" de las que pueden servirse a su antojo.

Para ellos el dolor y el sufrimiento de los demás no cuenta, o mejor dicho, si cuenta, pero en negativo. Si alguien sufre por ellos, entonces sienten que le importan a alguien, que existen para alguien. Pero sólo lo pueden entender así porque, al contrario, si alguien les demuestra que les quiere, se sienten en peligro, porque podrían dejar de quererles y podrían abandonarle.

Tienen pánico a ser abandonados y para que esto no suceda se valen de todo tipo de seducciones, para "enganchar" a sus víctimas. Y cuando intuyen que su víctima podría empezar a poner distancia, a despegarse, para acabar dejándolas, entonces se hacen la victimas para ablandarla, pero cuando la víctima se ablanda, vuelven a la carga con todo su poderío, Y sólo cuando pueden sustituir a una víctima por otra, dejan a la anterior.

Esta es exactamente la historia de una persona, amiga mía, que, como muchas otras víctimas de perversos narcisistas, ha estado viviendo una "pesadilla", sin ser consciente de lo que le esperaba.

Tanto los perversos narcisistas, como las víctimas, pueden pertenecer a cualquier categoría. La perversión y todo lo que se juega en torno a ella, no distingue de sexos, ni edades, ni condiciones sociales. Donde aya una relación humana, sea del tipo que sea, puede haber una relación perversa narcisista.

Pero quizás es necesario aclarar que cualquiera de nosotros puede verse identificado con alguno de los mecanismos propios de un funcionamiento perverso narcisista, sin que esto signifique que seamos perversos narcisista.

Una forma de explicar la diferencia entre lo "normal" y lo "patológico" es precisamente ésta: las personas que se reconocen en muchos aspectos de las distintas patologías que existen, pero que los padecen de forma moderada, pueden considerarse normales, pero cuando alguno de esos aspectos de las patologías está presente de una forma más constantes y en una mayor proporción, ahí seguramente estamos en presencia de una patología. Dicho de otra manera, ser "normal" sería tener "un poco" de todo, pero nada en una gran proporción. 

Todos a veces culpamos a los demás de lo que no nos va bien o nos enfadamos con ellos, pero si no somos perversos, acabaremos pidiendo disculpas, porque está convencido, que la culpa siempre es de los otros.

Página 1 de 31

El Periódico de la psicologia

qwerty

Please enable the javascript to submit this form

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2019 Miret Editorial