El Periódico de la Psicología

ANOREXIA Y BULIMIA EN ADOLESCENTES: LA PREVENCIÓN COMIENZA EN CASA

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los trastornos alimenticios suelen aparecer durante la adolescencia y cuanto más tiempo pase, más difíciles serán tratar. Para evitar se extiendan a la edad adulta la prevención y la detección precoz son fundamentales y debe comenzar en casa. Conoce cómo detectar y prevenir la anorexia y la bulimia. EFE

Las personas con anorexia tienen una imagen distorsionada de si mismas. 

Los trastornos de la conducta alimentaria. TCA engloban enfermedades graves relacionadas con comportamientos alimentarios perjudiciales, como la restricción de calorías o el atracón compulsivo. La anorexia y la bulimia aparecen comúnmente en el adolescente y en el joven adulto y deben de ser tratados cuanto antes.

A diferencia de lo que se suele pensar, los trastornos alimenticios van más allá de no querer comer o de querer ser delgado. De hecho, están clasificados como trastornos mentales y de comportamiento por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las consecuencias de no abordar los trastornos mentales de los adolescentes, hace que se extiendan a la edad adulta y les limite las oportunidades de llevar una vida satisfactoria como los adultos, tal y como recalca esta organización mundial. Por eso, es fundamental la prevención y la detección precoz.

La doctora Raquel Jiménez, jefa de sección de Pediatría en el Hospital Niño Jesús de Madrid, explica en una entrevista para "El Bisturí", el programa de radio de EfeSalud, como identificar la anorexia y la Bulimia.

Diferencia entre anorexia y bulimia

La doctora Raquel Jiménez aclara las diferencias entre ambos trastornos que, con frecuencia, se suelen confundir.

Anorexia. Las personas con anorexia nerviosa tienen un peso corporal bajo y un miedo muy intenso a ganar peso. Evitan la comida o la restringen severamente porque tienen una imagen distorsionada de sí mismos. Incluso cuando estas personas están peligrosamente por debajo del peso normal, es posible que se vean con sobrepeso.

Bulimia. Las personas que tienen anorexia suelen ser muy delgadas. En cambio, las personas con bulimia nerviosa pueden mantener un peso saludable o, incluso, tener exceso de peso, por eso es más difícil darnos cuenta de que tienen un trastorno alimenticio. Esto ocurre porque, en ese afán por estar delgados, tienen periodos en los que no comen y otros periodos en los que comen cantidades inusualmente grandes de comida.

Durante estos episodios de atracones suelen sentir una pérdida de control y para intentar compensar el exceso de comida, llevan a cabo comportamientos muy perjudiciales como vómitos forzados, uso exagerado de laxantes o diuréticos, ayunos, ejercicio excesivo, o una combinación de todo esto.

Principales causas

"¿Por qué se produce? Realmente no lo sabemos. Lo que sí que sabemos es que influyen muchos factores, como les genes, el ambiente, incluso situaciones de estrés, que pueden aumentar las probabilidades de que un chico o chica adolescente desarrolle uno de estos trastornos", explica la doctora.

Aunque las causas son múltiples y variadas, la doctora Jiménez sintetiza algunos de los factores predisponen-tes que pueden aumentar el riesgo de desarrollar anorexia o bulimia.

  • Personas que tienen una imagen negativa sobre su físico o que se centran demasiado en su imagen.
  • Empezar una dieta  sin control médico a edades muy tempranas.
  • Practicar algún deporte que requiera una condición física muy concreta, como el ballet o la gimnasia, por ejemplo.
  • Tener un familiar con trastorno de la conducta alimentaria.
  • Tener otros problemas de salud mental.

Fortalecer la autoestima de nuestros hijos

La información a las familias para la detección precoz es fundamental. Por eso, es imprescindible que la prevención comience desde casa."Como padres tenemos que dar ejemplo y tener siempre una actitud hacia los alimentos y hacia el ejercicio físico. Tenemos que intentar fortalecer la autoestima de los chicos sin que ésta se base en el aspecto físico. En su lugar, fortalecer otras cosas que hacen bien", apunta la doctora Raquel Jiménez, quien ofrece una serie de pautas para prevenir estos trastornos.

Prevenir la anorexia y la bulimia

Que nuestras conversaciones no giren en torno al aspecto físico ni el peso de nuestros hijos.

Realizar comidas en familia sin la interferencia de la televisión ni los aparatos móviles

No dejar que nuestros hijos realicen dietas para adelgazar sin un control médico.

Ante una pérdida no justificada de peso o cuando veamos que están teniendo un comportamiento alterado alrededor de la comida hablar rápidamente con ellos a ver qué problema es y solicitar ayuda médica.

"Lo más importante es detectar el problema a tiempo e iniciar cuanto antes el tratamiento. Esto favorecerá que la recuperación sea mejor y más rápida. Cuanta más difusión y más detección precoz mucho mejor", concluye la doctora.

 

 

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2019 Miret Editorial