El Periódico de la Psicología

¿TENÉIS PROBLEMAS EN VUESTROS TRABAJOS POR CULPA DEL TOC?

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Yo si que los tuve y en empresas no me apoyaban. De hecho cuando salía de mi gran crisis, luchaba por volverme a incorporar enseguida al mundo y me costó bastante, me echaron de un trabajo dándome como motivo "tienes  algún problema verdad? Es que te lo hemos notado...Y claro vemos que no podrás rendir lo suficiente...".

No es justo esto??? Vaya sociedad más decepcionante.

En la última empresa que he trabajado, el tema obsesiones lo había vencido y no me afectaba , pero llevaba mal el estrés y tenía mucha ansiedad, y además tenía problemas para descansar por las noches y me despertaba destrozada. Yo me esforzaba al máximo por rendir y llegar al trabajo siempre puntual, pero a veces me entraba somnolencia al volante, estando muchas veces a punto de quedarme dormida. Les pedí poder un poco de flexibilidad horaria por este problema y me la negaron ...Tenía que jugarme la vida cada día, podía tener un accidente y hacer daño a alguien por culpa de tener que cumplir con las obligaciones laborales...Algunas veces me tenía que llevar mi padre.

No entendían la gravedad de mis problemas o no querían entenderlos...Y con el estrés tampoco me ayudaban y eso que me habían visto llorar por ansiedad en más de una ocasión... En vez de quitarme trabajo me daban cada vez más, decían que confiaban mucho en mí porque trabajaba muy bien y ciertas tareas querían que las hiciera yo, en oarte eso es de agradecer, era un alago para mí, pero no podía llevar ese ritmo y no lo entendían...

Aguanté también comentarios de una compañera como "no te puedes comportar así que van a pensar que estás loca", "No te quejes tanto que nosotras también tenemos mucho trabajo y bien que lo hacemos", " A ver si te piras ya de esta oficina que siempre tenemos movidas por tu culpa"... ¿Creéis que es justo darlo todo por una empresa y recibir esto a cambio? La cosa emperoró y tuve varios ataques de ansiedad y al final decidí coger la baja. Estando de baja pensé en opciones y le comenté a mi jefa la posibilidad de hacer menos horas, como las madres una reducción de jornada ¿y qué creéis que ocurrió? La respuesta fue que no...Pues ya no sigo en esa empresa, me estaba destrozando mi salud...

Os cuento todo esto porque para estos casos hay cosas que pueden ayudarte y a veces se desconocen... Por un lado podéis hablar con el comité de empresa a ver si os ayudan (que yo no lo hice por miedo a que me cogieran aún más manía en el departamento) y otra solución (que ojalá hubiera sabido que podía acceder a ello hace tiempo) es pedir un certificado de discapacidad a la Generalitat si vives en Catalunya o al lugar correspondiente en otras comunidades. A mi me lo aconsejo una asistente social y me han concedido un 45%. Primero me resistia a hacerlo, la palabra discapacidad no me gustaba, quería sentirme capaz de todo. Pero se trata de aceptar la realidad, seré capaz de muchas cosas pero quizá no puedo llevar el mismo ritmo de estrés que llevan otras personas. Tengo TOC y eso provoca un desgaste mental muy fuerte...

Seguro que si hubiera tenido esta tarjeta cuando trabajaba en esta última empresa hubieran aceptado alguna de las cosas que les pedía...Porque tu palabra parece ser que no sirve de nada... Así que os aconsejo que si tenéis problemas en el tema laboral pidáis el certificado. No implica que eso te condicione para siempre, puedes tenerlo y que nadie se entere. Si comienzas un nuevo trabajo puedes mostrar o no el papel, según si ves que lo necesitas...Esa es la parte buena por si te da cosa el "que pensarán ", si tu no lo enseñas nadie va a saber que lo tienes...Adelante compañeros, luchemos por vivir mejor! 

Judit Montserrat. Autora del libro "El Toc y yo unidos de la mano. Miret Editorial

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2019 Miret Editorial