El Periódico de la Psicología

LOS PERVERSOS NARCISISTAS

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Los perversos narcisistas "juegan con las personas". Las tratan como si fuesen simples "objetos", "cosas" de las que pueden servirse a su antojo.

Para ellos el dolor y el sufrimiento de los demás no cuenta, o mejor dicho, si cuenta, pero en negativo. Si alguien sufre por ellos, entonces sienten que le importan a alguien, que existen para alguien. Pero sólo lo pueden entender así porque, al contrario, si alguien les demuestra que les quiere, se sienten en peligro, porque podrían dejar de quererles y podrían abandonarle.

Tienen pánico a ser abandonados y para que esto no suceda se valen de todo tipo de seducciones, para "enganchar" a sus víctimas. Y cuando intuyen que su víctima podría empezar a poner distancia, a despegarse, para acabar dejándolas, entonces se hacen la victimas para ablandarla, pero cuando la víctima se ablanda, vuelven a la carga con todo su poderío, Y sólo cuando pueden sustituir a una víctima por otra, dejan a la anterior.

Esta es exactamente la historia de una persona, amiga mía, que, como muchas otras víctimas de perversos narcisistas, ha estado viviendo una "pesadilla", sin ser consciente de lo que le esperaba.

Tanto los perversos narcisistas, como las víctimas, pueden pertenecer a cualquier categoría. La perversión y todo lo que se juega en torno a ella, no distingue de sexos, ni edades, ni condiciones sociales. Donde aya una relación humana, sea del tipo que sea, puede haber una relación perversa narcisista.

Pero quizás es necesario aclarar que cualquiera de nosotros puede verse identificado con alguno de los mecanismos propios de un funcionamiento perverso narcisista, sin que esto signifique que seamos perversos narcisista.

Una forma de explicar la diferencia entre lo "normal" y lo "patológico" es precisamente ésta: las personas que se reconocen en muchos aspectos de las distintas patologías que existen, pero que los padecen de forma moderada, pueden considerarse normales, pero cuando alguno de esos aspectos de las patologías está presente de una forma más constantes y en una mayor proporción, ahí seguramente estamos en presencia de una patología. Dicho de otra manera, ser "normal" sería tener "un poco" de todo, pero nada en una gran proporción. 

Todos a veces culpamos a los demás de lo que no nos va bien o nos enfadamos con ellos, pero si no somos perversos, acabaremos pidiendo disculpas, porque está convencido, que la culpa siempre es de los otros.

El Periódico de la psicologia

qwerty

Please enable the javascript to submit this form

RRS

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2020 Miret Editorial