El Periódico de la Psicología

El autor es una buena persona que ni tan siquiera se planteó firmar

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

He reflexionado mucho intentando darle sentido a estos días. Porque algún sentido tendría que tener esta absurda situación que nos hemos visto obligados a vivir.

Imaginaros que el virus pudiera hablar e imaginaros que diría a través de una carta si pudiera hacerlo.

Estas son las palabras que he conseguido plasmar sobre un papel:

Hola, soy el COVID-19, Muchos de vosotros me conocéis simplemente por CORONAVIRUS, y si, soy yo. Perdonar el poco pre-aviso, pero no he podido avisar de cuando llegaba o de que forma me presentaría delante vuestro.

¿Por qué estoy aquí? Bien, digamos que estoy aquí porque estaba cansado de ver como os agredís en lugar de ayudaros.

Estaca cansado de ver como continuamente os destruis con vuestras propias manos.

Cansado de como os habláis los unos a los otros

Cansado de vuestros abusos

De vuestra violencia

Cansado de las guerras

Cansado de como destruis vuestro planeta

De vuestros conflictos interpersonales y de vuestros prejuicios

Cansado de vuestra envidia social

De vuestra hipocresía y de vuestro egoísmo

Cansado del poco tiempo que os dedicáis a vosotros mismos y a vuestras familias.

Estaba cansado de la poca atención que reserváis a vuestros propios hijos

Cansado de vuestra superficialidad.

Estaba cansado de la importancia que a menudo dais a las cosas superfluas a costa de aquellas realmente esenciales.

Estaba cansado de vuestra continua y obsesiva búsqueda del vestido más bonito o del último modelo de smartphone o del coche mas bonito, nada más que para parecer realizados

Estaba cansado de veros discutir y pelearos por motivos banales

Estaba cansado de las continuas peleas de los que gobiernan y de las decisiones equivocadas que a menudo realizan aquellos que os tendrían que representar

Estaba cansado de ver gente  que se insultan y matan por un partido de fútbol

Lo sé, soy duro con vosotros, quizás demasiado. pero no tengo consideración por nadie. soy un virus

Mi acción os costará vidas. pero quiero que entendáis de una vez por todas que tenéis que cambiar de rumbo, por vuestro bien

El mensaje que quiero dar es simple:

He querido evidenciar todos los limites de la sociedad en la que vivís para que podáis eliminarlos. 

He querido pararlo todo para que entendáis que lo único verdaderamente importante, a lo que debéis dedicar todas vuestras energías de ahora en adelante, es simplemente una:

LA VIDA

LA VUESTRA Y LA DE VUESTROS HIJOS

Y todo aquello que sea realmente necesario; protegerla, mimarla y compartirla

Os he querido lo más recluidos  y aislados posible

Lejos de vuestros padres; parejas, hijos, nietos, para que entendáis lo importante de un abrazo, el contacto humano, el dialogo, un apretón de manos, una cena entre amigos, un paseo por el centro, una comida en cualquier local o correr por el parque al aire libre

De estos gestos a de re-comenzar todo

Sois todos iguales, no hagáis distinciones entre vosotros

Yo he demostrado  que las distancias no existen

He recorrido kilómetros en muy poco tiempo sin que os hayáis dado cuenta

Yo estoy aquí de paso, pero este sentido de proximidad y colaboración que he creado entre vosotros en poquísimo tiempo tiene que durar eternamente

Vivir vuestras vidas lo mas sencillamente posible

Caminar, respirar profundamente, haced el bien, porque el bien os volverá siempre con intereses. Disfrutar de la naturaleza. haced lo que os guste y satisfaga. Crear las condiciones para no tener que depender de nada.

Cuando lo  celebréis, yo me habré ido, pero recordar no intentéis ser mejor personas por lo que pueda pasar...

ADIÓS

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2020 Miret Editorial