El Periódico de la Psicología

Adicción

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Pese a que vivimos en los tiempos más opulentos y con más comodidades de la historia, raramente nos sentimos realizados y satisfechos. Existe un ansia permanente por encontrar nuevas emociones, mayores placeres, nuevas maneras de divertirnos, más medios para escapar de nuestra realidad o nuestra infelicidad. De ahí nace la adicción. Las causas pueden incluir presiones externas, como las dificultades financieras, los traumas emocionales, los maltratos psicológicos y físicos. Nos podemos hacer adictos a casi cualquier cosa: al alcohol, a las drogas, a los cigarrillos, a comer o a no comer, al café, al azúcar, a las compras, juego, al dinero, al ejercicio, al sufrimiento...la lista es inacabable. el objeto de nuestra adicción es irrelevante, siendo mucho más importante lo que subyace bajo la adicción, lo que queda recubierto o negado por medio de esta conducta.

Sea cual sea tu adicción, ésta sirve para distraerte de lo que realmente sucede. El alcohol te hace sentir que todo está estupendamente. Los cigarrillos te permiten tragarte tus sentimientos. Las drogas te llevan a un mundo diferente donde no tienes que tratar con las realidades de éste y te dan un falso sentido de grandeza. El alimento sustituye al amor que ansías y atenúa las grietas de tu vida. Todos ellos producen un entumecimiento interior, alteran las conductas o rellenan vacíos existenciales. La sustancia produce un sentido de seguridad y de placer que es mucho más fácil de soportar que el dolor. Al no sentir el desasosiego interior, puedes mantener una ilusión de felicidad. Pero la ansiedad permanece, por mucho que sigas consumiendo. Esto da pie a que aparezca la culpabilización y la vergüenza, que conducen a la depresión o a la proyección de la amargura hacia los demás.

Existe un miedo profundo, raramente asumido, respecto hacia dónde vas y cómo acabarás; un auto-rechazo que comprometerá tu capacidad de recuperarte. ¿Cómo puedes empezar a quererte a ti mismo cuando contemplas toda esta desesperación actuando por su cuenta a diario?

Empezar a estar sobrio o limpio supone confrontarse a las causas profundas que se ocultan tras la adicción. tendrás que afrontar, aceptar y llevar a tu corazón todas aquellas partes de ti que negaste. Si eres capaz de asumir la ansiedad y las causas subyacentes, tienes alguna oportunidad de liberarte de tu adicción.

La sanación radica en saber encarar la realidad de tus sentimientos en vez de huir de ellos, en saber llevar esta realidad de tus sentimientos en vez de huir de ellos, en saber llevar esta realidad hasta un lugar de amor. JRM - www.mireteditorial.com

 

El Periódico de la psicologia

qwerty

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

RRS

Sobre Miret Editorial

Editorial especializada en textos de ensayo, psicología, pensamiento, relaciones humanas y conocimiento.

Carrer Calabria 209, 08029 Barcelona
Telf: (+34) 675 763 503

© 2010 - 2020 Miret Editorial